Cada uno de nosotros debe ser signo del amor de Dios

“Cada uno de nosotros debe ser signo del amor de Dios y nuestro corazón no dejará de estar inquieto hasta que encontremos al Señor”, expresó el Rev. Pbro. Antonio Alejandro Rivas García, rector del Santuario de Betania, durante la celebración eucarística en el santuario, en la solemnidad de la Epifanía del Señor el sábado, 6 de enero, a la que asistieron miembros del Movimiento de Espiritualidad Betania en acción de gracias por todos los beneficios recibidos en el 2023 y con el fin de encomendar al Señor y a su Santísima Madre los proyectos para el nuevo año 2024.

Posterior a la Misa, se reunieron en el Trapiche en Finca Betania para almorzar, reflexionar sobre la misión encomendada por la sierva de Dios María Esperanza de Bianchini y para celebrar el cumpleaños de María Gracia Bianchini de Gebran.

Las hijas de la sierva de Dios: María Gracia, María Esperanza, María Coromoto y María del Carmen reiteraron que la familia es la esperanza de la humanidad; invitaron a practicar la oración, la meditación, la penitencia y la Eucaristía; reflexionaron sobre “el inmenso amor que nos tiene el Señor”; reiteraron que “no importa cuántas veces caigamos el Señor siempre nos levantará”; y, por supuesto, hicieron un gran llamado a la reconciliación. Terminaron este hermoso compartir cantándole el cumpleaños a María Gracia.