Un rencuentro con María

En el año 1993 se presentó en Long Island, en la Iglesia de San Pablo, la Sra. María Esperanza Medrano de Bianchini con el mensaje que la Santísima Virgen María le diera en sus apariciones en Finca Betania, Venezuela. En 2009, después de 16 años, regresa el mensaje de la reconciliación a través de su familia.

El 1° de noviembre, día de Todos los Santos, se llevó a cabo la II Conferencia Mariana “A Day with Mary”, “Un Día con María”, en la ciudad de Uniondale, en el estado de Nueva York, cuya finalidad fue, como su nombre lo indica, pasar un día con la Virgen María, a través de las meditaciones de diversas personalidades.

El evento fue organizado por los miembros del grupo de oración Our Mother Queen of Peace y contó con la participaron del Sr. Al Barbarino, conocido trovador de música religiosa; la Madre Nadine Brown, fundadora de la congregación religiosa Intercessors of the Lamb; el Padre Apostoli, miembro de Community of Friars of the Renewal, el Sr. Bud Mac Farlane, devoto de la divina misericordia y de las apariciones de la Virgen, y del Sr. Geo Bianchini, presidente del Movimiento de Espiritualidad Betania.

En la tarde, el fundador del grupo de oración anfitrión, el Sr. Fino Giordano, presentó un video documental sobre la Sra. María Esperanza (quien fue llamada por el Señor el 7 de agosto de 2004, en Long Beach Island, Nueva Jersey) y relató su experiencia acerca del día que pasó con ella y su familia en el año 1993, momento que consideró significativo para su vida: “Yo creo que en el futuro en el mundo se va a vivir como vive la Flia Bianchini, que es como vivieron Jesús, María y José, y todos los santos, porque esta familia vive con ellos. […] Es mejor que vivamos de una vez con Jesús, María y José si queremos vivir con ellos en el cielo.”

Seguidamente, el Sr. Giordano le dio la palabra al Padre Timothy Byerley y al Sr. Geo Bianchini; invitando a los miembros de su familia: Sra. María Coromoto de Marrero (hija), Sr. Carlos Marrero (yerno), Sra. María Vanessa de Schultz (nieta) y Sr. Marvin Schultz (esposo de su nieta), a acompañarlo al estrado.

El Sr. Bianchini habló sobre la primera aparición de la Virgen en Betania en el año 1976, presenciada por su esposa. Se refirió a la Iglesia indicando que “tenemos una Iglesia maravillosa constituida por Jesús a la que le debemos amor y obediencia. […] En la Iglesia amamos profundamente a Jesús quien se sacrificó y dio su vida por nosotros […] se quedó con nosotros en el Santísimo Sacramento y lo recibimos en la Eucaristía. Es el alimento que nos da la vida.” Afirmó que “toda nuestra fe está fundamentada sobre bases firmes. La realidad de la presencia de Dios entre nosotros es continua, de alguna manera lo sentimos en infinidad de manifestaciones […] entre ellas, la presencia de la Santísima Virgen, no sólo en Venezuela, sino en todas partes del mundo.” Hizo un llamado a la conciencia a entender “la voluntad de Dios, a abandonar el libre albedrío”. E invitó a amar al Señor, a ser justos, honestos y buenos; además de alentar a los presentes a tener confianza plena en la divina providencia.

El evento culminó con una Misa Solemne de sanación, la adoración al Santísimo Sacramento y la consagración de los presentes al Corazón Inmaculado de María, por el Padre Giordano Belanich, quien presidió la Eucaristía concelebrada por un numeroso grupo de sacerdotes.