Palabras del Padre Timothy Byerley en la residencia de la Flia. Crimi. Long Beach Island, Nueva Jersey, EE.UU.

Viernes, 6 de agosto de 2004

La Transfiguración fue una gracia que recibieron los apóstoles que acompañaron a Jesús para después tener fe y confianza para la Crucifixión. Todo lo compartido con María Esperanza es un apoyo y consuelo para estos momentos que estamos viviendo. Recuerden que después de la Crucifixión viene la Resurrección.